viernes, 13 de agosto de 2010

Ocurrencias.

se me ocurre que no hay cosa mas sencilla
que atrapar estrellas con la mano
y atesorarlas cual diamantes en botón
por si acaso en un desliz del corazón
hay que jurar amor por uno u once cielos,

y regarlas,
y podarlas para que su brillo sea mas extenso,
y tantear de vez en cuando cada punta
hasta encontrar la mas certera
para usarla como aguja
por si acaso hay que forjar
tatuajes de marino en el pecho;
que aseguren,
que atestigüen
o que sean ofrenda del amor eterno,

se me ocurre que es sencillo reposar
sobre las manos las mejillas
y decir un nombre,
y apenarse por decirlo como suena y no como se siente,
y salir de ese marasmo a buscar cortezas
cielos o paredes
y ensayar en uno y el otro la caligrafía perfecta
hasta que con sólo dos palabras
quede el fiel grabado
de un corazón atravesado por el tallo de una rosa,

se me ocurre que no hay nada mas sencillo
que aburrirse entre caricias para el alma,
y tomarlas con soberbia,
y mirarlas como obvias,
y caer en la rutina,
y creer que aquella mano que bajaban las estrellas
no acaricia como dios o como diosa,
y saber o no saber
que el amor es bella cosa que se guarda en un castillo,
y que hay almas sencillas que todo lo ven sencillo
y para protegerse suben los puentes levadizos
aunque el de las manos sufra,
aunque los luceros caigan,
aunque los diamantes mueran cual agua salada
despeñándose por las mejillas.

Due® 13.08.10

2 comentarios:

Eloisa echeverria dijo...

Se me ocurre, al leer tus versos que deberían volar tus creaciones mucho mas alto porque lo mereces...Un beso fraterno para ti. Es un gusto siempre

Francisco Lechuga Mejia Due® dijo...

querida amiga es un bello placer verte por acá, te mando un muy cariñoso abrazo