martes, 2 de marzo de 2010

En ti


hace poco me dí cuenta
-ay amor, cuan eterno duele un poco-
que no me hallo en rincón alguno,
en ninguna caminata solitaria
recontando mis pasos atrasados,
en arista alguna de ninguna duda
ni en la tinta húmeda de las melancolías
que te escribo cada noche
que la oscuridad del cielo muerde
la sonrisa de la medialuna,

no lo sé amor, creo que me perdí
dentro de mí cuando te fuiste,

vamos corazón, ni siquiera me encuentro
en el espejo frío del café de mis mañanas
donde se han ahogado algunas lágrimas,

¿hace cuanto de lo nuestro? es decir,
¿hace cuanto de lo tuyo por mi vida?

no lo sé amor, no sé nada,
tengo la creencia
de que fue hace dos o tres locuras,
o quizás hace dos tic tac`s
que no me siento amado,
fue tal vez hace once meses
con cada uno de los desgraciados días
de traerte a mí en cada ajena imagen,
en cada aroma,
o en el humo del cigarro
con el que tatúo en los vientos
tu inicial junto a la mía,

no me encuentro corazón,
te juro que no estoy en mí,
tal vez sea que me perdí
entre añicos de estrellas
entre los fragmentos de te amo enamorados
estrellados en el firmamento,
o entre cientos de aguaceros todos tuyos,

no me encuentro y sólo acierto con incertidumbre
a mirarme entre dos interrogantes,
¿será tal vez?
-ojalá lo quiera Dios-
¿qué aún estoy en ti?


Due® 2.3.10

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Quién podría decir "no" ante un sentimiento tan gigante como el infinito?
Jamás me cansaría de leerte, tus poemas se clavan debajo de la piel y florecen como estrellas. Hermoso, realmente hermoso...

Francisco Lechuga Mejia Due® dijo...

Me gustarìa saber quien eres.... muchas gracias por tu comentario, un abarzo fuerte