jueves, 26 de agosto de 2010

Consuelo.

bajamos cientos de estrellas
collares de la noche
y las atamos con cuidado
a los quitapesares debajo de la almohada
descubrimos artificios
pócimas
y embrujos para caminar sobre la arena
el pasto
o el asfalto levitando sin dejar ninguna huella
-ay ninguna huella-
fuimos dos en sólo uno
hasta que inventaste tus verdades
hasta que dejaste que murieran enredadas
entre aromas de violetas
aquellas mariposas que rondaban
las breves ausencias
que después crecieron hasta hacerse eternas
aquellas del hasta mañana
hasta al rato
hasta pronto
las de parpadeos
aquellas que no sabían de simulacros
de fútil figura
de banal esfuerzo

cuando lo posible se convierte
en silencio y todo acaba
cuando la sangre que pintaba
de emoción a las mejillas
se convierte en pena
cuando se descubre que hay saldos
que nunca conocieron los haberes

siempre queda un remedio
un recuerdo
el aroma de tu aliento
una estrella
la humedad de una almohada
un atado de quitapesares
debajo de la medialuna

Due® 25.08.10

miércoles, 25 de agosto de 2010

Corazón.

una noche de estas
franquearé la distancia
entre mis ganas
los sueños y tu cama
y sin pausas allanaré la aduana
de tu piel amor y sábanas
y en un buen sueño tuyo
ahí
sin tu querer
sin tú querer
te amaré con éste amor
de amar extraño y mío
hasta que de tu cuerpo exprima el alma
y así
a mi merced tu cuerpo desalmado
se rinda una y otra vez a mis designios
a las caricias de mis manos
a los besos que se nos quedaron
desmayados en la boca cual suspiros
a la humedad que te recorra la mirada
desde atrás de las pestañas a tu pecho
a tu sexo
y de nuevo a tus ganas …que carajos
y regreses aunque sólo sea a sentir
en esa piel que cubre tu alma
que aquí en mi corazón aún palpitas…. corazón.

Due® 25.08.10

lunes, 23 de agosto de 2010

Sin bandera.

resulta amor,que el amor por ti es uno,
único,
multiplicable,
indivisible,
y sus formas tantas como tú mi credo,
como naves,
como leven anclas contigo aquí no falta nada,
como nubes,
como el viento que comienza
cuando en cada alborada enciende el faro de oriente
y que termina en un suspiro al caer la noche
para luego ulular de nuevo alimentando el fuego
de mi alma en cada sueño,

como tu mirar tan verde que es cimiento fuerte
del ahora,
de cada horizonte,
de la vida toda,
como el esperar tus pasos impaciente e inconciente
sentado en la banqueta
y que tú no pases,
y que tú no llegues,
y que el tiempo se aletargue
mientras los latidos de la desesperación
botan perlas en la frente de sudor,
lluvia tenue por los ojos,
y del pecho el botón que asfixia al corazón,

como irrevocable himno de guerra
acompañado del golpe de tambores,
del llanto de clarines,
el cruce de truenos fuego,
ruido y bayonetas,
sangre,
llanto,
silencio y
media muerte,
sin bandera blanca
ni trincheras,
ni posible armisticio que no sea tu presencia.

Due® 20.08.10

Prenda.

de haber intuido que tus labios
con sus besos
palabras y caricias
iban a enconarse en la piel de mi alma
y con ello iba a olvidarme
de los sueños calmos
y a girar despierto en el vórtice del desamparo
a llorarte en tardes de tormentas
mientras el trueno el suspiro y el grito de tu nombre
se ajustara al momento exacto
de rajar la tierra
y su estruendo me sonara a la nostalgia
de tu huida muda
o al pretexto que te armaste para izar las velas
y con ello me arrastrase como antes
como siempre
como ahora a la mesita de la esquina
y como niño castigado te escribiera una plana
once versos
diez poemarios
una prosa loca garabateada con las nubes
subrayada con nuestro horizonte
y a solas los doblara en forma
de barquito para hacerlos a la mar
en busca de ese conjuro de las malas
que era tu mirar tan lindo

de haber intuido corazón
que tus labios todos fueran
para siempre mi embrujo
no hubiera dudado
como no lo hice en tu momento
y sin dudas me hubiera prendado
como prenda soy de ti amor
y de todos tus recuerdos.

Due® 23.08.10

jueves, 19 de agosto de 2010

No es uno.

no es uno quien decide
en la vida qué o cuál
de cada sentimiento
se ha de ir a respirar olvido
o de nuevo en un nuevo descuido
pase a recorrer el alma
hasta erizar la piel,
hasta escaldar el corazón
que pida a gritos agua fresca,
agua de mar,
agua blanca que ayude
a restañar el dolo de algún olvido,

no es uno el que decide
que amor o desamor
inclina en la vida el fiel la balanza,
ni en que plato de la misma
se ha servido parte de la culpa,
o si eso de la responsabilidad
es solo un mito,
una verdad,
o sólo la moral en turno,

no escoge uno escribir poesía
es ella la que buena se anida
entre los dedos como seda fina
y teje con sus letras incoherencias
o bellezas con sus versos,
hasta que el alma
llora,
sana, o revienta.

Due® 19.08.10

viernes, 13 de agosto de 2010

Adiós.

se puso de pie, levantó la vista
y cubrió su espalda con su manto negro noche,
escucho con las yemas de sus dedos
el aroma de un racimo de violetas
que silbando en los recuerdos le decía;
nunca más,
apagó la esperanza dando cuerda
al reloj de los mañanas,
caminó con rumbo al horizonte
con ganas de postrarse para siempre en él
como si fuera el diván del dios psicoanalista,

sus pasos levantaron fino polvo de estrellas
que nublaron la mirada de las nubes
que diez pasos después lloraron
con la rabia de quien ha de ser olvido en el pasado,
-todo había terminado-
la mirada que le había encandilado
sonó sin miramiento cual si fuera
un portazo del claustro de pestañas.

Due® 13.08.10

Ocurrencias.

se me ocurre que no hay cosa mas sencilla
que atrapar estrellas con la mano
y atesorarlas cual diamantes en botón
por si acaso en un desliz del corazón
hay que jurar amor por uno u once cielos,

y regarlas,
y podarlas para que su brillo sea mas extenso,
y tantear de vez en cuando cada punta
hasta encontrar la mas certera
para usarla como aguja
por si acaso hay que forjar
tatuajes de marino en el pecho;
que aseguren,
que atestigüen
o que sean ofrenda del amor eterno,

se me ocurre que es sencillo reposar
sobre las manos las mejillas
y decir un nombre,
y apenarse por decirlo como suena y no como se siente,
y salir de ese marasmo a buscar cortezas
cielos o paredes
y ensayar en uno y el otro la caligrafía perfecta
hasta que con sólo dos palabras
quede el fiel grabado
de un corazón atravesado por el tallo de una rosa,

se me ocurre que no hay nada mas sencillo
que aburrirse entre caricias para el alma,
y tomarlas con soberbia,
y mirarlas como obvias,
y caer en la rutina,
y creer que aquella mano que bajaban las estrellas
no acaricia como dios o como diosa,
y saber o no saber
que el amor es bella cosa que se guarda en un castillo,
y que hay almas sencillas que todo lo ven sencillo
y para protegerse suben los puentes levadizos
aunque el de las manos sufra,
aunque los luceros caigan,
aunque los diamantes mueran cual agua salada
despeñándose por las mejillas.

Due® 13.08.10

viernes, 6 de agosto de 2010

Sin mariposas.

bien sabía que a su lado el futuro sería breve,
pero no tan breve como un sorbo de agua fresca,
ni tan breve como para no terminar envuelto
en la veteranía de la nostalgia,

bien sabía hasta que punto al final su cuerpo
se sentiría deshabitado,
sin aliento,
sin entrañas,
con tanto tiempo a solas… sin mariposas

lo sabía bien porque sabía bien leer los puntos,
las interrogantes,
las comas,
los amores y los olvidos de anticipo
que habitan en los ojos y en las entrelineas
de los vuelos de cada mirada
y quedó admirado… desvalido

sin embargo; y a pesar de todo ello
le hizo caso a la razón que una vez
estando semimuerta acribillada por el desamor
le había hablado del valor
de arriesgar el corazón en un volado,

y entonces pensó;
ojalá que esté equivocado y este sorbo
de agua sea manantial en donde nacen
los peces del milagro,
y jugó el volado olvidando las lectura
y el dolor que bien sabía que al final
le dolería en cada articulación del cuerpo,

bien sabía de ante mano cuanto
le iba a echar de menos
cuando más necesitara
de sus manos,
de su corazón
y de su aliento,
y olvidándose de todo… jugó al enamorado.

Due® 06.08.10

jueves, 5 de agosto de 2010

Ilusión.

que tu pelo fuera la tormenta
que empapara mis tormentas
y mi hombro puerto digno
donde se posaran
y sanaran tus lamentos
y tu mar mirada verde en calma
el puerto de mis sueños

que la lluvia de tus dos luceros
germinara en las negras noches
la esperanza que en el pecho me regaste
y ya no fuera más mal de mis ojos
náufragos de tu mirada

que en las noches y los días que son uno sólo
pues oscuridad y luz son simplemente
un parpadeo del eterno
el rocío de tu alma y la mía
se prendiera para siempre
de las aladinas sábanas

y que la distancia no tuviera tiempo
ni dueño
ni fronteras
ni se arropara con las hojas de los calendarios
y que sólo fuera un suspiro
que durmiera en la palma de tu mano

que menguaran las borrascas de recuerdos
y de una vez por todas ante mí te presentaras
y volviera nuevamente de tus labios y los míos
el lenguaje subversivo e incendiario
y con dos palabras explicaras
que allá tras otros mares
no hay playas que valgan la vida
y con un poco de pena me dijeras
que por hoy...han escampado las tormentas.


Due® 5.08.10

miércoles, 4 de agosto de 2010

Y otra.

imagina que te imagino
y convalece
lento como debe ser
de este mi amor
que me imagino yo
te suena a pleonasmo,
imagínate mis dedos
como yo los tuyos
en arduo trabajo
arando surcos de pasión
sobre tu piel haz en plenilunio,
imagíname entrando por tu boca
pócima de miel como lo hago yo
imaginando tus rosados labios,
imagina que soy tuyo
una y otra vez
y otra
y otra
y tantas cuanto basten
para convencerte
de que en cada parpadeo
muero de la ausencia de tu amor
como si el aleteo de tus verdes ojos
duraran cientos de años gregorianos,
imagina que te imagino
y convalece lento como yo
de imaginarte en un líquido orgasmo.

Due® 4.08.10

martes, 3 de agosto de 2010

Gira…

pasa el tiempo y el dolor
que se quedó en mí con tu partida
está como si nada,
el olvido a tu aliento manzanilla,
al brillo de tus tres lunares,
a la sonrisa de tus labios y tu sexo medialuna
no me llega,
no me hace el favor de ascender
del corazón a la razón,

mis dedos no se olvidan ni a mentiras
de que en tu piel sufrieron
un acceso terminal de insomnio
y por ello ya no duermen,
sufren y practican escribiendo nuevos versos,
nuevos verbos que den vida a algún poema
que no lleve tu nombre entre sus letras,
uno que se adhiera con verdad
y para siempre con amor a una espalda.
Que cabrón entró agosto recogiendo
con sus vientos el aroma de tu aliento,
revolviendo en mis ojos las arenas
que debieran estar allá en tus playas,
mojando con sus ultimas tormentas mis tormentas,
recordándome hiriente que el tiempo gira
siempre en torno de su propio tiempo.

Due® 3.8.10