viernes, 26 de marzo de 2010

Sin sed.


se ha marchado con sus trenzas
de fronteras recubriéndose la frente,
levantando su mentón de hielo
como quien espera un beso
de esos de anden antiguo
y de pañuelo blanco como nube,

sus cordilleras se le iban deshojando
por la espalda en cada contoneo,
el amarillo viento levantó su falda
cual mantel de fiesta secándose en el tendedero,

no omitió tristezas, no emitió sonido alguno,
nunca levantó la mano por temor
a que un relámpago de amor la detuviera
o un suspiro le salidificara las lindes
de los ríos en las mejillas,

se fue bella como bella es cuando la imagino
en la distancia distrayendo las nostalgias
frente a una barda llena de poesía
escrita con hilo fino de arañas,

se fue de golpe con los parpados cerrados
porque el rimel le dolía en el daño,
regresó escurriéndose por la rendija
de una pesadilla que se dosifica en el día
y se magnifica por las madrugadas,

Cecilia se marchó sin sed de lágrimas
de ojos chingones negros como noche,
ya no está, se trenzo en el pelo los quereres,
las promesas, dos suspiros terminales
y se fue, volvió a donde pertenece,
regresó a quizás nunca jamás.

Due® 26.3.10

jueves, 25 de marzo de 2010

Rezos


A once mil besos luz de tu aliento manzanilla
estoy renombrando algunas cosas del mundo
que detrás de ti dejaste, es capricho amor,
cosas que se hacen por hacer, nunca miserable olvido,

y ¿sabes mar de mis recuerdos? no es tan grave,
es como sentarse a mirar la mar con la esperanza
de que sea mar lo que se mira y no miradas verdes y en calma

al techo andamiaje de ángeles que se negaron a madurarse
en mi poesía le nombro ahora cielo y así resumo cielo,
en él lo que aún de tu partida no comprendo,

a la luna, de tu sonrisa espejo, dueña de los insomnios
de mis sueños le nombro luna, pues no me imagino
las mudas madrugadas sin mirarte luna, en mis sueños

las cosas que no son de éste mundo, es decir,
al café de mis mañanas, al reloj que cumple a perpetua
su sentencia de marcar las diez y diez de la esperanza,
a la banca del jardín de alguna plaza donde se venden
poemarios de poetas de a de veras, a la iglesia
que en domingo al abrir el monaguillo le cuelga un letrero
en busca de un nuevo campanero,

a esas cosas que están a tantos besos luz de tu aliento
las llamo con cariño como a ti, en cada uno de mis rezos.


Due® 25.3.10

miércoles, 24 de marzo de 2010

Nostalgia


la lejanía le guiñe un ojo a los calendarios,
a las fronteras, festeja su concubinato
fumando en una banca de la sala
donde esperan los relojes pacientes
que han perdido la esperanza,

en el andén los baúles
-celda de la letra muerta-
despiertan al oír pasar el tren
de los recuerdos a hora incierta,

las cartas se lavan la vergüenza
ajena de la cara bajo un chorro de nostalgia,
tratan de ocultar entre borrones
y pañuelos blancos su propio desconsuelo,
saben, el tiempo lo recita todo el tiempo,
que el cabús es la primera y viceversa,
que el boleto era sólo de ida,
su reclusión les duele a sepia,
les sabe a hipo descompuesto,

hay nostalgia que no mueren
hasta ser lloradas, hay muertes
que reviven con la herida de la pena viva,

hay trenes que no llegan a frontera alguna,
inventarios que nunca se terminan,
saldos que jamás vivieron los haberes,

hay pacientes que no pierden la esperanza,
existen lejanías ciegas que no lo saben todo.


Due® 24.3.10

martes, 23 de marzo de 2010

Mi tiempo


tenía el tiempo para amarte,
pero no el tiempo del reloj
que se escurre como el agua,
ni el del papel del calendario
que se empolva tras la puerta
lo menos cada veintinueve días,

esos tiempos, amor, son para los apresurados,
para oficinistas,
para gente seria o profetas de muy mal agüero,

y tú sabes que yo soy de aquellos
que con amor o sin amor aún sueñan

el que yo tenía para ti era el tiempo
entero para filosofía sobre tu vientre
de la longitud y la profundidad
completa de tu ombligo,
el tiempo entero para dividirlo en dos
y multiplicar las manos y sembrar
en el jardín el nuevo tiempo,
el tiempo indispensable para amarte en calma,

y esperar, esperar, esperar contigo a mi lado
hasta que de él recogiéramos pan como cosecha

y tú tan joven
tan enferma de esperanzas,
tan de vida contagiada,
tan exageradamente eterna,
tan de prisa con las prisas,
sin reloj, sin hambre,
sin mirar jamás las hojas de mi calendario,

y yo con tiempo atando los veleros
a tu puerto para recorrer todos los mares,
con el tiempo justo para dibujar
tu nombre más de siete veces en paredes,
en el viento con bolitas de humo,
en las nubes
y en las nieves cuando tu mirada
de aceituna volteara a otro lado

y tú con tiempo, tiempo libre
para irte de sueños a tus playas
y tanto más para olvidar
que yo tenía para ti... todo mi tiempo..


Due® 17.1.10

domingo, 21 de marzo de 2010

Heredarte


eran los tiempos del olor a lápiz,
de tu aroma, de tu nombre y el mío
y corazones y rosas sangrantes en las hojas del cuaderno,
eran tiempos en que el barrio era el universo
y nuestra esquina el mundo para vernos,

éramos tú y yo y los suspiros a pecho abierto
que cortaban una vez si,
y otra también, todo,todo el aliento,

del viento desprendiendo polvitos de hadas de tu pelo
y que linda cuando con mi mano ensortijaba tus cabellos,
y que bello, creo que no lo sabes,
con esos polvitos aún ahora me concilio el sueño,

eran los tiempos de los cielos con estrellas a la mano,
de paredes descascarapeladas con acné rozado,
de los sueños y las pesadillas en el cielo rasó,
de las fachas de la moda al descubierto,
era el tiempo de la fiebre de oro de tu piel
y de esconder la vista en tu escote cuando había,
y cuando no, inventarlo y perder la vista,

eran noches con sus días dedicados
al lunar arriba de tu rodilla cuarta y media
y media cuarta debajo de tu falda,

del escaso rimel, de pestañas junto a tu retrato,
de soñar elucubrando y beber las pócimas del para siempre,
eran días viviendo en los infiernos completamente excomulgados,
y de Dios porqué no llega, Dios porqué se está tardando,

eran tiempos de enojos rudos que se remojaban en agüita de limón
y los más amargos, tenían sabor a dulce caramelo,

eran los tiempos del olor a lápiz, de cuadernos bajo el brazo,
del suéter amarrando al cuerpo las caderas escurridas de post niño,
en los sueños de pre adulto,
eran tiempos de soñar en heredarte, con el tiempo,
el apellido de mi padre.

Due® 21.3.10

sábado, 20 de marzo de 2010

Suposiciones.


suponiendo que en mi boca por ti
se conjugaron todos los verbos
de amor subversivo, suspensivo,
incendiario, los de amor imposible,
los posiblemente me amas,
los que se funden sin recato en los labios
cuando se habla de miel en silencio,

y que con atención los oíste
y a mi nombre todos los conjugaste

supongamos que mis epistolarios
escritos desde los tiempos del lápiz
sobre carpetas adolescentes
se quedaron a festejar las inauguraciones
clausuras y nuevas abiertas de los tinteros azules
de tinta de letras amantes que sospechan
desde ése antes que sabes siempre
en donde me encuentro,

creeré entonces solo con inocencia
que el amor de mi alma se te quedó
por amor prendido en el alma,

y creeré por voluntad propia que en silencio
en las noches me nombras y te incendias
y garabateas la inicial subversiva
de mi nombre en las servilletas de la cena en casa,

y que los vientos furtivos que en mi almohada
me rozan la cara me aroman
toda la vida a ti manzanilla,

y en tus oraciones dices -él me ama ¿yo lo amo?-
entonces me convenzo que esa duda tuya
vale todo el tiempo que al tiempo le sobra
y el que le hace falta al cielo para
conjugarse y caerse de viejo.

Due® 20.3.10

Obeso…


el tiempo no habla
no grita
no gime
no reza por él ni por nadie

el tiempo se sienta ocioso
en la banqueta a perderse
/sin complejo alguno/

en morboso silencio
mira las pieles lozanas
hasta que de horror se agrietan
se endurecen
y se convierten en barro después de haber sido polvo
y sobre de ellas se les ha llovido el alma

el tiempo es circular
y obeso
y perfecto
y ocioso

pero no habla
no grita
no gime

el tiempo es ateo prefecto

ése tic tac misterioso
es una simple medalla

una triste falacia…

Due® 20.3.10

no alcanza...


las cinco de la nada
y no hay café, nunca lo hubo,
la obsidiana mira hacía otro lado,
el consuelo está en la bolsa,
a la mano,

la caverna en el alma es inmensa,
en el hoyo de la bolsa sólo hay ojos
que han mirado al revés el cuento,

no alcanza el caminar a pie sin suelas
tratando de creerle al timo ido,
ni ladrando, ni rabiando se alcanza
a la cita con la nada,

el cuerpo duerme, el semen muere,
el tiempo pasa,las costras sábanas-bandera vuelan,
las cinco de la nada han marchado
como soldados de plomo mutilados,

el alma le da cuerda al reloj
que teme ser ahorcado con su propia soga,
el reloj no dice nada, sólo sangra,
el reloj le teme al tiempo, el tiempo calla,
la obsidiana ha mirado hacia otro lado,
las cinco de la nada, no hay café, no hay nada.


Due® 19.3.10

jueves, 18 de marzo de 2010

Después de ti


Antes de ti pensé
y si ésta es la ultima y en ésta ultima
su piel es el valle donde he de arar
hasta sembrar semilla nueva
y después de lo que pasa en la vida
recoja vida que sea fruto similar
a lo que era yo al inicio de mi inicio

y si el camino despacito de su boca
a sus labios es la conclusión prefecta
de cada uno de todos y tantos febriles sueños
y despierto de cada uno de todos mis sueños
y en cada despertar ahí se encuentra
al lado de mi lado amoroso construyéndonos
por siempre y nada más como uno sólo

y si en sus sueños me ha soñado como sólo luz
en su horizonte y su mirada calma y verde
es pradera en donde me ha visto fundando
una ciudad con plaza y quiosco repleto de poemarios,
iglesia muda de campanas para que jamás suenen
las despedida, parque y banca para caminar
hablar y regresar reconciliados
de las sencillas y broncas diferencias

y si es aquí la ultima incursión del alma
y en ésta sí Dios te ruego que así sea
enamoro de a de veras y le basta lo que soy
para iniciar entre los dos una aventura nueva
en donde muramos juntos de amor una y otra vez
hasta que de la repetición de éstas muertes
surja tanta fricción que nuestra ciudad se incendie
muriendo con nosotros adentro y por fin seamos todo
y nosotros solos eternos solos de polvo

antes de ti eso pensé y la vida no me cumplió
y cuando llegaste de nuevo lo cavilé a tu lado
y de nuevo Dios te ruego que así sea
que en ésta no haya objeciones ni pretextos
y con toda mi experiencia la vida me permita
enamorarte y ahora sí contigo a mi lado
y nuevos poemarios que hablen todos de vida
y en una ciudad más bella entre las bellas
no exista ni una duda y sin duda alguna seamos uno
y porqué no te lo dije, tal vez algo hubieras entendido

y pensé después de ti que si nunca hubieras
emprendido ése camino que me sabe eterno a olvido
a buscar entre tus playas ilusiones nuevas
y hubieras sabido de mí corazón y mi boca
que aquí estaba para ti con amor
todo lo que soy sólo para ti …tal ves estuvieras
hoy a mi lado y tal vez no estuviera ahora en este momento
sufriendo de nuevo lo mismo después de lo nuestro y de ti …

Due® 18.3.10

miércoles, 17 de marzo de 2010

A tu ausencia.


Vamos a crearle
a tu ausencia un desvarío,
uno verde calmo por el día
y azul te amo por las noches,

uno que se prenda
en tu piel de sueños horizontes
y cobije en mí
todas las miradas que me faltan,

uno que ilumine por el día
lo que las luciérnagas
nos muestran por las noches
y en donde las mariposas todas
revoloteen libres en tu vientre
y sus aleteos los escuche alegres
cuando esconda besos en tu ombligo,

vamos a fundar
un desvarío mío en uno tuyo,
el que gustes,
así podré soñarte en mis sueños
suspirando que me sueñas.


Due® 17.3.10

Concebir.


Que ganas, hoy a la distancia
de querer saber que en un desliz
la vida te haya extraviado el alma,
la mirada calma
y la calma en cada madrugada

y saber que en una noche a solas tus ojos
han rodado de sus cuencas hasta el río
en donde se me ahogaron
lamentos,
suspiros
y llantos,
y en una orilla estén húmedos
de una o dos de ésas traiciones
que estallan en silencio y que arden tanto,
que duelen tanto, que significan tanto
que lo dejan a uno sintiéndose sin madre
y que saber sòlo de ése río el beber te sea permitido
y mientras bebas la lengua y el paladar
se empasten en tu alma tanto
que quieras redimirte abrevando,

que ganas de querer saber
que después de tanto tiempo
el tiempo en un rencor,
te atoró los sueños allá en mi pasado,
y vivas con insomnio
con ganas de volver a verte en mi mirada
y hayas pedido la esperanzas de salvarte
y que concibas que el perdón
estaba en el hablar y explicar tu huida
y no en esconderte atrás de una simple riña

que ganas, sólo ganas de que sepas
que hay días de vivir y otros de pensarte,
noches de soñarte y sueños de olvidarte,
heridas que no cierran y cicatrices que se extrañan,
días de querer días de falacias
y falacias de creer que sin ti, no concibo ni la ira.


Due® 17.3.10

martes, 16 de marzo de 2010

¿Gustas?


Cuando desperté sin ti
me dolieron tus ojos
dónde he de mirarme ahora
y de la nada
de todo eso que sobre la confianza me dejaste
me nacieron ganas de envolverme en tu olvido
y sentir con ello una tibia lástima,
pero por la rendija de la vida
entró un frío largo como llanto atrasado,

y sin mas me puse, con asombro,
a recoger del piso los escombros,
los libros del futuro muertos,
tus poemas desahuciados que agonizaban sin sentido
sin saber por qué,terminalmente en coma

me hice por ti un luto antiguo,
de esos de traje negro,
de corbata negra, de tu amor tan negro,
de bastón brillante con puño firme,
de mariposas huyendo en cada arcada,

nuestro amor huérfano merecía sus galas,
once salvas estalladas en las nubes,
un clarín soplado por el viento
y después una palada,
un puñado de polvo de estrellas
arrojado por mi mano
y otra palada, tras, tras, tras
y doce gusanos flacos regodeándose con los despojos,

¿qué habrá sido de lo nuestro?
de lo mío no sé,
pero entre la nada que dejaste
encontré caricias y besos,
y sin ti ni más los puse al sol a secar
para conservarlos en frascos alineados
allá en la despensa,
y no había sol,
fue el día que la tristeza abrazo mi mundo

¿tú lo celebraste?

Yo no supe más de mí,
estaba perdido en ti ¿recuerdas?
ahora es tarde,
la noche aprendió
a envejecer junto a mi almohada,

estoy cansado, ya es tarde,
prepararé café mientras evoco
después de tanto y tanto ese luto,
el café está al frente de las conservas que dejaste…

¿tú gustas?



Due® 15.3.10

domingo, 14 de marzo de 2010

De leyenda…


cuando resuelvas tus asuntos y decidas volver
y quieras dejar de ser polvo entre los polvos
y rescates de ti como remedio los llantos
que ahogaste en tus cataratas de olvidos,

y con ello seas barro y siendo barro te germine
buena vida que te diga que ésos remedios
no bastan para enderezar los pasos,

y quieras de los olvidos redimirte
y peregrines a mis brazos para expiar
de una vez y para siempre los dolores,
los ardores,las angustias
y los suspiros asfixiados que en mí dejaste,

y te acuerdes del camino a tu ciudad fundada
y de la protección de mis cariños
y me escribas de tu regreso,
y yo no te responda,

y me busques debajo de las nubes
y ninguna cruz en camposanto alguno
descubra mi paradero para nadie,

y pidas opiniones doctas a astrólogos,astrónomos,
amante,sabios y poetas y te digan a ciencia cierta
que la parte de la luna en donde cada noche te miraba
se perdió entre la nada y ya no existe,

y no encuentres mis despojos en orillas
de mares de miradas calmas,
ni en diluvios acaecidos en desiertos bravos,
y Dios mío qué ha pasado, y no lo creas,

y la desesperación te gane y no me encuentres,
y subas al carajo de mis versos para constatarlo
y desde allá como rezando me hables muy quedito
y después, tal vez con desesperación, me grites
y mi boca no responda y mi corazón y mi alma
se hallen eternamente y por fin sellados,

y des prisa en mi busca a tu andar, y con tu andar aprisa
levantes el polvo viejo de mis pasos que se quedaron
aterrados en la angustia de no encontrarte en mis idas
y venidas de tu plaza sin violetas a mi mundo sin campanario,

y te sientes en la banca del jardín de los reencuentros
y por una vez, sin duda ésta la definitoria,yo no esté
y sólo encuentres tu ciudad entre los polvo,

no te apures, no reniegues, no te abrumes con hubieras
descúbrete el corazón
y con cuidado, con él en mano escucha, observa,

el viento de nuestra plaza fundada te dirá en donde estoy,
que cumplí la promesa por siempre de amarte,
que nunca me fui,que siempre estuve aquí,

te dirá que estoy por ti esperado,
te dirá que estoy en la poesía que nunca quisiste,
en la que si leíste,
en tu ciudad entera,

pero que mis huesos y mis carnes sucumbieron sin paciencia
y se volvieron con mi alma el polvo
que recubre con amor lo nuestro,

lo ves, te cumplí, te formé a ti y lo nuestro en leyenda.



Due® 14.3.10

sábado, 13 de marzo de 2010

Muy pasado…


no cariño, no estoy enojado,contigo no,
lo que sucede es que estoy cansándome
de las banalidades,de ésas que suceden en mi vida,
de ésas de llegar siempre tarde a las citas

contigo iba a ellas,tú lo sabes,
con pañuelo blanco,flores en las manos,
tal vez una piedra, quizás de oro una cadena,
siempre para ti un libro con historias raras
-eso sí,llenas de romanticismo-
pero muchos infinitos detalle para tu alma

y cuando llegaba, el tiempo había girado
tanto en tu vida y en su loco desenfreno
que lo mío y yo completo al llegar,
ya éramos pasado, muy pasados de tu moda,


y después, completamente a solas
las impertinencias del día y de la noche,
uno reventando las arterias
con la oscuridad completa disolviéndose
en la maldecida luz de luna
y el otro con sus flores,cantos de aves,
y ese irreverente amanecer como si no pasara nada,

y después,los dos con el cinismo descarado
de espetar en la mirada uno y otro y otro atardecer
y otro y otro entristecer sin nada,¿comprendes?

más tarde, el caminar irremediablemente
debajo de la lluvia de los ojos en ésos once metros
de ida a tus recuerdos y los once de regreso igual de dolorosos
que iban de soledad de no tenerte
a la realidad de no tenerte

no cariño,no estoy enojado,no contigo,
lo que pasa es que siento que en tu corazón
me volví completo,una trivial impertinencia.


Due® 13.3.10

viernes, 12 de marzo de 2010

Sólo un poco…


Anda,de verdad no pasa nada,
vayámonos secando despacito,
yo dejo que te mires en mis ojos
y cuando te veas en ellos como mar en calma
te muestro, para que comprendas, como en medio
de la angustia mi alma que es bastante dura se sublima
en gotas que se escurren por la cara,

consumámonos cachito a cachito desde las puntas
de la cabellera hasta las plantas de los pies
y las de las macetas, hagámosle como las flores
que cada día 28 dispongo para ti sobre el polvo
de los versos de amor que tú nunca quisiste,

dejemos que la sangre como savia ingenua
tome vacaciones y salga por la puerta de la herida
que por falta de palabras no ha cicatrizado,

murámonos, carajo, hagámoslo un poco,
yo te enseño amor, yo te muestro
como se extraña de a de veras
y como en ése extrañar las vísceras se abrazan
entre ellas, se siente como mariposas,
pero en esto duele de a de veras,

anda amor, es solamente para que comprendas,
de verdad no pasa nada, después nos revivimos,
de nuevo nos enamoramos, y hacemos de esto
un circulo virtuoso,

ven amor, te invito a mi lado
a morirte de amor un poco… sólo un poco.

Due® 11.3.10

jueves, 11 de marzo de 2010

Un día…


un día juntos soñamos y otro lo hicimos despiertos
y muchos lo hicimos en un pie y en el otro,
atorando la puerta por sí los acaso,
en cama prestada desnudos al aire
y otras sobre sábanas desahuciadas
en hoteles con autenticas estrellas de cielo,
sin vergüenza como conejos,
y con moral como ateos conversos,

lo hicimos con ganas desde el acné hasta
tiempo profético de las canas y el aburrimiento,
en el balcón frente al mar con su brisa suspiro
con prisa, con calma, sin andar por las ramas,
en el mar con espuma y tus ganas de repetirlo,
en la oscuridad por los kilos de más y a tientas
y en la esquina necesaria donde las ganas
no se aguantaron y se dieron…cedieron…se dieron,

un día lo hicimos como soñando,
como soldados; preparen, apunten…fuego,
como dormidos, como enojados,
con gritos, con silencio, con callando,
como olvidados, frente al azar con los dados,
de un lado, del otro, con odio…no así no,
de frente, de espaldas, en la sala, en la cocina,
en el baño, en la recamara con el libro hindú
reposando en la almohada y al pie de la letra,
y sin letras, dejándolo como abecedario de párvulo,

un día se pasó y creció en semana,
y las semanas pasaron y maduraron,
y los tiempos se acumularon,
y los cúmulos se deslizaron,
y tú y yo juntos soñamos,
y despiertos cumplimos la vida
y lo hicimos, lo hicimos…lo hicimos.

Due® 11.3.10

Alevosía y ventaja…


Cuando mis manos
se hayan secado de tanto escribirte
y caigan al piso desahuciadas
como lo hicieron de mi libreta las hojas
con los versos escritos que nunca quisiste
o como caen en el otoño
las de aquel nuestro árbol
que cambia de cabellera y se deja
eterna y decorosamente puesto
su abrigo de corteza con nuestros nombres
grabados a fuerza de la alevosía de navaja
y mis dedos sigan vivos y se separen
de las palmas que agonicen del dolor
de nunca mas sentir de tu piel la vida
y se lleven entre las uñas mi mas sentido te amo
y reptando se entierren cual pacientes gusanos
en la tierra fértil a esperar el primer llanto
de algún amante enamorado que le sepa a lluvia
tal vez de ahí, de ellos, germine un verso
que crezca y se sienta árbol
y herede en su piel y cabellera
la ventaja de mi amarte en papel
con lejanía, en ausencia,
para ahora, para siempre, contigo y sin ti,
con presencia, con tus dudas,con mis versos
con el corazón, con mis manos, con mis dedos,

tal vez en una de esas que suceden en la vida
te detenga el cansancio de tu errar
sobre el camino,y el verso germinado
se sienta tanto árbol que te sientes
a descansar bajo a su sombra
y su sombra huela tanto a mi poesía
que cortes una hoja y la suspires
y por fin mis manos
sepan a conciencia que por fin las tuyas
atesoran mis versos escritos
que antes no quisiste...

Due® 12.1.10

miércoles, 10 de marzo de 2010

Pudiera ser..


que al dejar de escribir por ti mis besos,
al dejar de reconstruirte entre los hechos,
al dejarme aplastar definitivamente
por las once toneladas de recuerdos,

al quedarme sordo de razones
entre tantas campanadas de suspiros suspensivos,
o al ahogarme entre versos que me lloran
sus angustias de cada onírico reencuentro,

pudiera ser tal vez que al dejar de justificarte
ante mí de tu silenciosa y acre despedida,
te fueras de una vez
irremediablemente para siempre,

pero pudiera ser –también-
que de ese irremediablemente para siempre
me naciera un delirio terminal al ya no verte,
ni sentirte, ni hablarte,
y se terminara en mí el lujo subversivo
que tengo al respirarte en el ambiente,
y entonces me tomara nuevamente de tu mano
y yo también partiera de una vez,
y Dios lo quiera, para nunca más perderte

Due® 10.3.10

martes, 9 de marzo de 2010

Conjugarle…


Sin más ni menos somos mucho
uno del otro y viceversa,
así que habremos de fundar
una ciudad sólo para nosotros,
una en donde las calles empedradas
estén de acuerdo en conservar perpetuas
en sus paredes nuestra historia,
una en donde el frío se confabule
y nos permita hacer bulotas blancas
de vapor entrelazadas, así; tuyas-mías,de nadie mas
así sin nombre pero eternas,
mudas pero entrelazadas,

y habremos de caminar por sus calles
como quien camina por la vida,
juntos, apoyando tu cabeza en mi hombro
y yo jugando a que con mi mano
te despeino para siempre,
y tú endulzándome la vida a carcajadas,
y yo pidiéndote que me enseñes
a navegar en tu mirada
para que cada naufragio siempre sea aventura
y jamás un desperdicio,
y tú dándome la palma de tu mano
para darte con mis labios la semilla
de un beso que germine
cuando estés a solas y sientas urgencia de mi compañía

Habremos de fundar sobre tu espalda poesía nueva,
poesía sin moral
pues la moral la dictaremos
mordiéndonoslos labios,
sin comas,
pues jamás mis caricias harán pausa alguna en tu alma
y serás mi lienzo
y mi pluma escribirá de vida,de ti vida,
y será sólo un poema cómplice
del agua que lo fijará en tu piel
por siempre inmune a los olvidos
y a la distracciones,
un poema que de tanto estar en ti
te salga por la boca,
y lo aprendas
y lo cuentes dentro de algunos muchos años
cuando yo no escuche mas ningún latido
y mis rodillas se hayan ya rendido,
y lo declames, y lo suspires,
y cuando te pregunten el nombre
del autor digas con toda entereza
lo firmó una parte anónima de mí
cuando fundé una ciudad entera
y con ello aprendí a conjugarle
sin dudas al futuro
el verbo amar y viceversa 4.1.10

domingo, 7 de marzo de 2010

Disipando



te estas desvaneciendo, amor
siento de nuevo
que de nuevo estás partiendo,
lo siento mucho en el silencio
de los fragmentos de noches
que estrellan a mansalva
en mí los recuerdos de sus bellos luceros,
en los días con sus segundos
que duelen a navajas
manchadas de asbesto
y que me saben solos y sólo a tiempo,
tu aliento manzanilla se desvanece
y me sabe a lejano suspiros
y como aire lo siento,

lo siento en verdad,
todo es verdad,
de verdad mucho lo siento.

Due® 7.3.10

Suspiros y medio…



no se si horrorizarme,
o colgarme de plano en la frente
un letrero de cándido,
me he descubierto a mi mismo
agazapado detrás de unos cuantos quisiera

y quisiera a mi lado tu cuerpo desnudo
y hablar de él como si nunca hubieras partido,
sufrir a tu lado la oscuridad
de no verte en cada parpadeo
y de nuevo mirarte para explicarte
con calma la loca distancia
que hay de los tres lunares-luceros
que engalanan tu pecho y mis desvaríos,

y quisiera cantarte en silencio al oído
el cuento que en sueños te cuento
y que despierto me sabe a delirio
y decirte amor, que entre tantos quisiera,
mi alma, la tuya y tus labios
sólo hay once ingenuos suspiros y medio


Due® 7.3.10
,

jueves, 4 de marzo de 2010

Algunos


hay algunos que se sientan ahí,
en una mesita al lado de una lamparita,
en la banca de algún parque,
en la cama al lado del cadáver de palomas mensajeras,
al lado de su angustia
tomados de la mano de su soledad tan sola,
acompañados en la cama
con un cuerpo vivo al que ellos ven inerte,
salando con llanto las heridas de la cara
junto al café enfriado a base de suspiros,
con el corazón latiente a modo de tintero
y
un fusil
un cuchillo
unas llaves
un lapicero de oro
una pluma de pescado -ellos pueden todo-
con papel carbón el mas organizado
un ordenador o una estilográfica
y escriben

escriben

escriben

Y hay otros,
aunque en realidad son los mismos
vistos desde el otro lado de la vida
ellos,todos,
son como moneda con su cara y cruz
y su canto
que lo mismo suena a sobriedad
a locura
que al canto del filo de una espada…

y estando así,del otro lado,son afortunados
y caminan

no se sientan

no descansan
son los pasos de los leones en las jaulas

se mueren,claro que se mueren
se atraviesan el corazón con una rosa,
se cortan en vertical las venas con el filo de un poema
y fundan ciudades enteras donde sólo viven dos,
ciudades eternas con morales construidas
con mordiscos de los labios,
y escriben en el pecho de un amado,
en la espalda de una dama,
en la nieve,
porque saben que hay nieves que calientan los inviernos
no se cansan,
no se cansan
hasta de cenizas hacen su tintero

y escriben ambos, que sin duda son lo mismo
escriben tonterías;
que bajan una estrella,
que la luna les sonríe o peor aún,
que la luna es la sonrisa de una o diez amadas,
que camina por los mares,
que se mueren siete veces y ocho veces resucitan,
que las nubes son de algodón de azúcar,
que no hay diosas mas bellas
que la bella que les bota el corazón
a un cesto y los desprecia,
que se paran de puntitas
y le miran el escote a la vida,
que hacen de un toc toc lo mismo el latido
de una vida entera que una absurda contraseña,
que hay campaneros locos que se embriagan
con los faroleros para que en la ciudad fundada
para ellos mismos no haya llamados para misa
ni la luz que lleve versos a buen puerto,
que la vida se termina a la diez y diez de los mañanas
y comienza con las once campanadas
escuchadas en la banca de algún parque
en donde digamos nunca estuviste,

y se dicen ellos mismos que son locos,
se dicen amantes,que es lo mismo,
y mienten,
mienten,
mienten con descaro,
inventan vida eterna,
prometen las estrellas,
no se tientan la razón para ofrecerse ellos mimos
a inaugurar la piedra de los sacrificios
o se sacrifican de verdad por una mirada,

y escriben; y se dicen literatos,
son locos,
y aman con descaro,
y odian a rabiar,
y son igual que todos
de carne y de huesos
unas veces mas hueso y casi sin ninguna carne,
y son mentirosos, demonios mentirosos,
y se dicen que vienen de casta divina,
y se dicen escritores,
se dicen amantes,
se cuentan con los dedos de las manos,
cuentan los mejores cuentos,
y mienten para quien no entiende
que los ojos son para mirar lo que es tangible
lo demás…lo demás,bueno o malo
lo que miran ellos es para benditos locos
para amantes sin remedio,
cosas sólo de poeta
5.1.10

miércoles, 3 de marzo de 2010

De menos



hay días completos de nada,
días de gente rumiando,
hablando, gritando, rezando, declamando,
días llenos de incertidumbre y flores que no huelen,

sin embargo todo me llega en sordo,
gesticulan, aletean vuelos en el aire con sus brazos,
sólo mueven bocas, los miro en silencio,

hay días en los que corto poemas a destajo
con las lindes de tu sombra, y te recuerdo,

días que despiertan de la ridícula rutina
con el ruido de sus noches,
y las madrugadas con los pasos encerrados
en el mismo tramo,
pasos ahogados en el plato de la jaula de los leones,

madrugadas que se llenan de melancolía
en donde la vida justifica a la tristeza, y con eso basta,

hay días que no sé, días completos de quizás,
días de quien sabe, días de sentir gota a gota
el correr de la sangre por las venas,
días estropeados por las horas,
llenos de dudas empeñadas con las dudas,

días del asombro de la calle apagada de tacones
cuando voy y vengo,
de arcadas en silencio, del asombro de que no estés,

días llenos de calles frías y alargadas lunas,
días cubriendo medialuna con su manto noche
recostada en su almohada luz nostalgia,
y la osadía de tu aroma que pasa frente a mí
rasgando lagrimales, echando fuego a los olvidos,
diciéndome al oído que sin dudas hay días y noches
que aunque no lo quiera...te echo mucho mas de menos.

Due® 26.2.10

martes, 2 de marzo de 2010

En ti


hace poco me dí cuenta
-ay amor, cuan eterno duele un poco-
que no me hallo en rincón alguno,
en ninguna caminata solitaria
recontando mis pasos atrasados,
en arista alguna de ninguna duda
ni en la tinta húmeda de las melancolías
que te escribo cada noche
que la oscuridad del cielo muerde
la sonrisa de la medialuna,

no lo sé amor, creo que me perdí
dentro de mí cuando te fuiste,

vamos corazón, ni siquiera me encuentro
en el espejo frío del café de mis mañanas
donde se han ahogado algunas lágrimas,

¿hace cuanto de lo nuestro? es decir,
¿hace cuanto de lo tuyo por mi vida?

no lo sé amor, no sé nada,
tengo la creencia
de que fue hace dos o tres locuras,
o quizás hace dos tic tac`s
que no me siento amado,
fue tal vez hace once meses
con cada uno de los desgraciados días
de traerte a mí en cada ajena imagen,
en cada aroma,
o en el humo del cigarro
con el que tatúo en los vientos
tu inicial junto a la mía,

no me encuentro corazón,
te juro que no estoy en mí,
tal vez sea que me perdí
entre añicos de estrellas
entre los fragmentos de te amo enamorados
estrellados en el firmamento,
o entre cientos de aguaceros todos tuyos,

no me encuentro y sólo acierto con incertidumbre
a mirarme entre dos interrogantes,
¿será tal vez?
-ojalá lo quiera Dios-
¿qué aún estoy en ti?


Due® 2.3.10