jueves, 18 de noviembre de 2010

Quisiera.

¿qué tiene que ver tu alma,con tu carne?

hoy, que es todo lo que tengo,
no quiero hablar de aquello que sostiene
al amor con su romanticismo, con su moral,
con la ética o la cursilería que en forma
de melocotones o de corazón rodean
el tú y yo en las paginas de tu libreta,

ni entender de los andamios del por siempre
que mantiene en vilo la esperanza
de que sea verdad que existas,
de que no voltees,
de que no te vayas,

en este sol a sol no hay espacio para aquella banca
en el parque donde habita tu recuerdo,
ni del hostal de media luna con la irónica sonrisa
de la camarera al día siguiente
al mirarme la mirada alunada y preguntarme
¿sólo un desayuno cómo siempre?

no tengo ganas de mirar a los mañanas
ni escuchar las once campanadas de la torre de la iglesia
que me despertaron de los sueños de tenerte, y
que tú, por precaución a los desastres
nunca te quedaste a escucharlos junto al vuelo
de palomas asustadas refugiándose en el balcón
donde miramos el futuro acompañado,

quisiera ser sencillo y adorar tu paso sin remilgos,
sin sentirme desahuciado, y
recordar para sanar sólo tu carne,
quisiera entender que entre el querer y el poder
hay un tremendo acantilado
hoy, amor, que es todo lo que eres,
quisiera haber sido de paso.


Due® 17.11.10.

No hay comentarios: