viernes, 9 de abril de 2010

En despoblado.


no se trata de ese dolorcito tibio y lindo
que nace en la garganta y se resbala despacito
hasta el estomago del alma cuando te recuerdo

no es como todas las mañanas
-y ojalá no sea como el mañana-
hoy es tal vez un poco más serio,más agudo,
creo que hasta un tanto siniestro,

el de hoy duele de a madres, como si tragase
un puñado de dolor sin agua, como a huesos
mal cuidados en un mal invierno, como salir
a remover las sombras y de plano no encontrarte,

es gritar tu nombre en despoblado
y que el eco me regrese como aroma de tus labios,
es recordar que después de ese adiós te escondiste
a lodo y piedra entre la distancia y el silencio,

lo de hoy es como mirar el mundo con los párpados
a media asta y no encontrar el rumbo a tu mar,
ni barca que me lleva a ti mi horizonte,
es como decir; carajos, esto ya es muy serio,
y dejar que el alma se me escape al fin, sin fin.

8.4.10

4 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Me ha gustado mucho.
Siempre en tu estilo tan definido.
Un saludo.

Clara Schoenborn dijo...

Ah carambas. Cómo describes de bien esos momentos que todos hemos vivido alguna vez con esa impotente desesperación.Como decimos aqupi en Colombia: "Se le devuelve a uno la película" y se pone a sufrir. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Espero puedas recogerte entre las cosas más sencillas, en el amor que no atiza el olvido ni arranca la mirada con falsas promesas.

He disfrutado mucho este poema.
No soy de mp, no, simplemente te leo allí.

Un abrazo al creador de los versos más románticos.

Flor

Francisco Lechuga Mejia Due® dijo...

José mil gracias por pasar...Clara que encanto verte por acà, Flor mil gracias por acompañarme entre letras....

muchas gracias y un fuerte abrazo