lunes, 25 de enero de 2010

Futuro


una vez te dije que te amaba y yo soy de palabra
que te amaba sin cambiar de ti ni un acento
ni el estribillo en el que apoyas tus palabra,
sin meterme con tus verbos
que acribillas a mansalva con silencios,
sin cambiarte ni un punto ni los tres lunares
que descubrí en tu pecho aquella noche
que te amé incluso en las pausas
de cerrar los ojos, contener la prisa,
y explotar en ríos…jadeos y fuegos
y centellas y los dioses quieran que resulte
vivo de tu cuerpo y Dios permita repetirme en tu alma

fue aquella vez que fungí como topógrafo
en tu piel y grabé en el mapa de mi vida
las fallas geográficas de toda tu armonía,
ay amor, y los pezones,
y los tropezones dulces de pastel
que son las vértebras de tu columna
y los cimientos de las noches de soñarte
de encontrarte y despertarme enredado
en las tibias y húmedas sábanas
que siguen siendo aladinas y que también
para volar de nuevo te esperan abrazadas a la cama

y tu mirada verde que tímida me desnudaba
de la piel,pues tú lo sabes,mi cuerpo
sólo vestía emociones y se refrescaba
los sudores con tu aliento

y el estar en ti en el mismo tiempo y mismo espacio
y el salir de ahí y besar tu cuello,el entrar de nuevo,
el adorar tus manos,tus cabellos y tus labios todos
para conjugar en ellos una sola vez el -te amo-
con amor, mi palabra, y siempre en futuro...

Due® 25.1.10

1 comentario:

José Antonio dijo...

Te felicito por tu escritura. Muy interesante cómo te expresas.
Un saludo.