sábado, 30 de enero de 2010

Nunca


dónde habrá quedado aquello de mirarnos
en la cara bella de la luna
y en su negra ausencia cuando nos fallaba

dónde las locuras de garabatear
a base de miradas bobas
tu nombre en las corrientes
y en las ola de todos los mares

qué de aquellos corazones sentenciados
a perpetua y que se van muriendo de cursilería
atrapados en la arena de la playa donde he puesto
a reposar los murmullos de tu caracola rosa

no lo sé, y sin embargo lo que aún sigue
es lo de grafitear te amo en paredes grafiteadas
de antemano con otro te amo y la terquedad
de repetirlo tantas veces hagan falta
hasta que el dueño de ésas expropiadas sus paredes
se canse de borrarlos y te haga un homenaje

aún me da, de vez en cuando la manía
de ahogar en la marea alta de las lágrimas
algunos versos en el hueco de la almohada
antes de soñarte y desde luego al amanecer
que es para conmiserarme el mejor momento

aun me da por disculpar tu aroma manzanilla
y de evitar que se corrompa entre nada y vinagre
lo demás se está muriendo... o ya es cuento viejo

pero te quedaste tanto en mí que creo que no fuiste
o quizás nunca exististe, y en un malvado ataque
de obsesión absurda al dibujarte entre mis letras
sigo terco en mi creer que poco a poco
lo de ti, que nunca ha existido se ha ido borrando
de este amor tan mío que...quizás tú nunca quisiste

Due® 30.1.10

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola francisco, por acá ando, siguiendo tus pasos, nunca habiá llegado hasta tus papeles del cajón, hoy me atreví, espero no te molestes conmigo. Todo lo que escribes es excelente. Te felicito. Saludos
¡SONRIE!

Due® dijo...

al contrario, nada de molestias es un placer...un abrazo fuerte

Anónimo dijo...

Hay seres que se quedan para siempre atrapados en nuestra alma y por más que nos empeñemos en volverlos recuerdos...allí están, empecinadamente, machacándonos esa bendita presencia que nos eleva o nos arrastra al infierno. Extraordinario poema, siempre son extraordinarios tus poemas...

psique dijo...

Está cincelado en la marea y marcado en las paredes.. tiene que ser, porque permanece en la arena sobreviviendo a los vientos...

Me ha gustado

Amelia