lunes, 18 de enero de 2010

Carencias


no hablo de no tener frente a mí a nadie
para hacer en la mesa la homilía
del pan, la sal, y el vino
ni de no tener la santidad
que se requiere para caminar
sobre el verde mar de tu mirada
no, no hablo de la falta del aroma
del café de los mañanas
que tal vez por faltarme tú en los sueños
no huelen más a nada

cuando hablo de carencias
no hablo de esas de no tener
los once granos de sal
para acentuar el sabor de la comida,
ni de la falta que le hace tu espalda
a mis dedos, a mis caricias,
y a los versos que agonizan de angustia
cuando saben que aún te falta recorrer
caminos en la vida para descubrir que aquí
te estoy guardando buena sombra a la vera de tu sino

ay amor,de lo que hablo es mas serio,
hablo del amor, amor,
del amor que me faltaba antes de ti

hablo de ese amor que ahora abrasa ascuas
hasta hacer del corazón un puño de cenizas,
hablo de escribir con ellas lo que siento
y al sentir que no me lees, rendirme,
y dejarme caer cual fardo en el chantaje
de escribirte amor, con sólo una palabra
lo que sé que llenaría mis carencias.....regresa

Due® 18.1.10

2 comentarios:

José Antonio dijo...

Un estilo de poesía muy peculiar, muy limpio. Me gusta.
Un saludo.

Due® dijo...

Muchas gracias Josè, dos abrazos fuertes